La estadística y la prensa ¿Quién miente?

Por 100291488

Los ciudadanos, los lectores, terminamos en ocasiones repudiando las cifras. A veces nos desanimamos cuando se nos ofrecen enunciados que empiezan con el típico “las estadísticas dicen que…” o “según las estadísticas…”. Sin embargo, no podemos afirmar que las estadísticas nos engañen, sino que lo hacen aquellos medios que las manejan a su antojo para hacernos creer unas cosas y no otras.

Son muchos los malos usos que se hacen de los datos. Cuando los medios de comunicación, por ejemplo, quieren impresionar a su audiencia agravando una situación suelen emplear números absolutos en vez de porcentajes. Si leemos en un titular “55 muertos en el puente de cuatro días” [1, 2, 3, 4] nos asombraríamos, pero si nos informáramos nos daríamos cuenta de que se trata de aproximadamente el mismo número de víctimas por accidentes de tráfico que en cualquier otro período de cuatro días.

En otras ocasiones, sobre todo cuando se habla de variaciones entre distintos años, se suele hacer lo contrario: utilizar los porcentajes y no los valores absolutos. El titular “El número de asesinatos en X ciudad aumentan un 60% este año”  [6, 7] no nos sorprendería tanto si supiéramos que el año anterior se cometieron 5 homicidios y éste 8.

A pesar de todo, en ninguno de los dos casos podemos decir que el medio o el periodista hayan mentido.

Otro conflicto que surge es el de los intervalos de confianza y los niveles de significación. Una frase más correcta estadísticamente que “El 66% de los ciudadanos prefieren al candidato X” sería “Con un nivel de confianza del 95%, el 66% (más/menos el 6%) de los ciudadanos prefieren al candidato X”, de forma que sabríamos que, con un 95% de confianza entre el 60% y el 72% de la población prefiere al candidato X [8].

Del mismo modo, si una noticia dice que el desempleo ha disminuido del 9’1% al 8’9% de la población activa, nos queda claro que se trata de una buena noticia. Sin embargo, si resulta que el intervalo de confianza es de, por ejemplo, el ±1%, el error asociado al muestreo nos indica que esa aparente disminución puede ser inexistente. Es más, es posible que el paro haya aumentado [8].

Entonces, ¿mienten o no las estadísticas? Con ejemplos tan sencillos y rutinarios como estos, hemos podido comprobar que no es así, siempre y cuando los datos se interpreten de manera fiel y aportando todo aquello que sea necesario para su correcto entendimiento.

Anuncios

5 pensamientos en “La estadística y la prensa ¿Quién miente?

  1. Buenos días.

    La segunda parte de esta entrada reproduce dos ejemplos (intervalos de confianza y candidato electoral, y desempleo y margen de error) que podemos encontrar en el libro «El hombre anumérico», de John Allen Paulos, páginas 172-173 (Editorial Tusquets, 7ª ed., 2007). Únicamente difiere en algunas de la cifras.

    No es mi intención acusar al compañero, pues quizás estemos ante una curiosa casualidad, pero si no fuera ese el caso, sí considero honesto citar el origen -a modo de referencia- de aquellas informaciones previamente publicadas por terceras personas.

    Un saludo.

    • Como verás, en la otra parte de la entrada se ponen enlaces para los otros ejemplos y sabíamos que faltaba en este ejemplo.
      Tanto 100291488 como este aprendiz te agradecemos la referencia exacta y para “salvaguardar” nuestra honestidad sin hacerle propaganda a ninguna editorial (ni a ninguna página de descarga de libros) pondremos un enlace a la página de la biblioteca donde los alumnos podrán leer más sobre este ejemplo. La signatura de este libro en la biblioteca es H/D 001.925 PAU.
      En este experimento de blog, iremos aprendiendo todos, y hoy hemos definido cómo citar libros disponibles en bibliotecas públicas.

  2. Estoy bastante de acuerdo con la entrada publicada ya que las estadísticas son las estadísticas y los números no se pueden cambiar, pero ahora sí, como se dice en la entrada se pueden manejar a su antojo. Por ello, los periodistas, aunque digan la verdad, pueden sacar bastante provecho a las cifras debido a que pueden causar una impresión u otra dependiendo de como las usen. Esto puede provocar bastante ambigüedad debido a que la gente, normalmente, al leer las noticias de este tipo no se dan cuenta de que la formulación de las estadísticas puede cambiar. Por este motivo, a veces las estadísticas nos alarman sin necesidad ya que como el ejemplo nombrado antes un porcentaje muy alto puede ser un número muy pequeño. Así, en mi opinión, aunque no nos mientan creo que no se debería jugar tanto con los números e intentar estandarizar la forma de los enunciados donde aparezcan.

  3. Estoy totalmente de acuerdo con la entrada publicada en el blog. Normalmente, los periodistas, aunque no mientan, utilizan los datos de forma que a ellos les interese. La estadística al fin y al cabo es una herramienta que ellos pueden manejar a su antojo ya que, como dicen en la entrada, pueden usar el porcentaje o los valores absolutos mejor les convenga. A pesar de esto, en mi opinión, esto no es del todo correcto debido a que a veces las estadísticas pueden alarmar sin necesidad. Un ejemplo de esto es el que ya comentó mi compañero en la entrada que un porcentaje muy alto puede ser un número absoluto muy bajo. Pero eso, al no saberlo creemos que es algo disparatado. Por este motivo, creo que, aunque los periodistas no mientan, no deben utilizar esto a su favor para que los titulares, por ejemplo, sean más llamativos, sino que se debería estandarizar la forma de escribir estos comentarios. Así, todo sería más claro para los lectores.

    • Todos estos comentarios apuntan a la misma situación, el uso interesado de la estadística que avale el argumento que defiende el periodista o el autor del artículo. Es interesante la propuesta de una estandarización eb la presentación de las estadísticas en los medios, por ejemplo, una primera regla que podríais adoptar es “No ocultarás” los valores absolutos cuando los porcentajes te sean propicios y viceversa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s